LOS SENTIDOS Y EL PRESENTE

Los sentidos son meros receptores que nos hacen tener conciencia de una cosa que llamamos mundo, a través de la vista, a través del oído, a través del olfato a través del tacto y del gusto. Son receptores que mandan una información, ¿a quién? A mí. O eso debería ser.

 

Lo que sucede es que esa información que recibimos, en vez de quedarnos con ella tal y como es, se la entregamos a la mente y le decimos “haz con ella lo que quieras” Y la mente la empieza a analizar, empieza a comparar, empieza a recordarte el pasado y empieza a proyectarse al futuro. Y en realidad no disfrutamos de ninguno de esos sentidos, de ninguna de las cosas que esos sentidos nos regalan a nosotros, porque nos hemos acostumbrado a coger eso y dárselo a la mente, y la mente lo único que hace es manipularlo para hacernos sufrir. Tenemos que acostumbrarnos a no hacerlo, porque somos nosotros los que lo hacemos, la mente no puede hacer nada, somos nosotros, los que por costumbre, por mala costumbre, entregamos esa experiencia “Real” a la mente y esta lo convierte en pensamiento. Hemos de practicar el no hacerlo para poco a poco ir perdiendo esa mala costumbre, como quien deja de fumar, hay que ir perdiéndola poco a poco. Al principio va a costar pero es necesario hacerlo.

 

Una vez que dejamos de entregarle esa información a la mente, vamos a disfrutar de todo, en el momento, sin análisis, sin comparaciones, simplemente, hay una flor, hay una flor. Escucho música, escucho música. Como una fruta, estoy comiendo la fruta, y dejemos ya de comparar “ay, la manzana que me comí la semana pasada sabía mejor que esta”, todo ese juego que hace la mente para no dejarnos disfrutar de lo que es nuestro, de lo que está puesto ahí por la gracia, para que lo disfrutemos, no para que lo analicemos, no para que lo comparemos, no para que lo manipulemos de ninguna forma.

 

Ahora vais a dar un paseo por el Monasterio, individualmente, y trabajad en eso. Hay un jardín muy bonito atrás, hay pájaros, hay árboles, hay estatuas, hay esculturas , hay nubes, hay un montón de cosas con las que podéis practicar. Lanzaros a ellos.

 

Luis de Santiago

Sobrado dos Monxes, Octubre 2019