SISTEMAS DE CREENCIAS

No dualidad, advaita

Otra cosa que produce confusión y mucho sufrimiento es nuestra capacidad para dar por cierto cosas que no hemos probado, cosas que nos han dicho. Como moldeamos nuestra vida en base a una cantidad de cosas que nos han dicho pero que no hemos puesto en práctica ni hemos experimentado, comprobado y decidido si es verdad o no, simplemente lo aceptamos. Tiene que ver con la suspensión de la incredulidad. Somos muy crédulos. Nos dicen desde pequeños cosas y las aceptamos. Vivimos en base a eso, y organizamos nuestra vida en base a eso. Empezad a tomar conciencia de todas esas cosas. Empezad a tomar conciencia, porque hemos estado viviendo en base a cosas que nos han dicho, en base a lo que llamamos sabiduría popular, en base a lo que dice un refrán, lo que dice la Televisión, y decimos “debe ser verdad”.

Nos han dicho desde pequeños que la felicidad no es posible, que solamente se pueden tener pequeños momentos de felicidad, pero… ¿te has puesto a experimentarlo?, ¿te has puesto a buscarlo?, la persona que te lo dice, ¿se ha puesto a experimentarlo? No. Simplemente está repitiendo una cosa que le dijeron a él o ella. Y como se lo dijeron, y es muy crédulo, cuando te lo dice a ti, lo dice creyendo que es verdad. Entonces tú sientes que esa persona es sincera, es honesta, no te está engañando, y lo aceptas, y se forma toda una cadena de mentiras que estamos constantemente aceptando porque la persona que nos lo dice nos lo dice con toda la buena intención.

Nuestra madre es la primera que nos inculca cosas y nos hace creer cosas. La mayoría de esas cosas no son verdad. Analicemos las cosas, veamos, seamos conscientes de eso, de todo lo que repetimos a diario que no hemos comprobado, que ni siquiera hemos tratado de experimentar, simplemente lo damos por bueno, somos muy crédulos. El mundo nos suspende nuestra incredulidad, lo que hablábamos antes de los juegos de la computadora, del ordenador. Vivimos en base a eso, tenemos que empezar a preguntarnos: ¿Cómo sé yo que eso es así?, ¿cómo sé yo que esto es cierto?, y si la única respuesta es: “Porque me lo dijeron”, inmediatamente poned un signo de interrogación. No decir que es mentira, pero tampoco creer que es verdad, hasta que lo hayas experimentado. Ponle un signo de interrogación. Ponle un “Tal vez”. Abre ese espacio, esa posibilidad, de que eso no sea así, porque estamos viviendo en base a creencias.

El universo se creó con un Big Bang. Eso es lo que dicen los científicos. No había nada, y de repente explotó algo, de la nada… y ¿cómo sabemos que es verdad? Porque lo dicen unos señores que saben mucho, que se llaman científicos. Pero el 90% del conocimiento de estos científicos son cosas que les han dicho y ellos nunca han comprobado. Crees que saben más que tú porque hablan en términos que no entiendes, pero el 90% de sus conocimientos son creencias, igual que las tuyas.

Empezar a cuestionarse ¿por qué estoy yo diciendo esto? ¿por qué estoy repitiendo yo esto como si yo lo hubiera experimentado? como si yo hubiera hecho el experimento y hubiera probado de una forma y lo hubiera probado de la otra y hubiera llegado a la conclusión de que es así. Eso nunca lo has hecho, somos muy crédulos, hay que empezar a cuestionarse, porque las cosas que sabemos de verdad son muy pocas, muy muy pocas. Cómo sabes que naciste si no estabas ahí ¿Alguno de vosotros se acuerda? Sin embargo damos por bueno que nacimos porque hay una señora que se llama mamá que me dice que yo nací, pero yo no lo comprobé, yo no estaba ahí en ese momento. Hasta ese punto somos crédulos. Porque si damos por sentado que el mundo no es real tampoco los personajes que nos dicen esas cosas son reales. Empezad a cuestionar, poned interrogación a las cosas y dejad de vivir en base a eso, porque al final, si seguís este proceso, vais a daros cuenta que lo único de lo que estáis seguros es de que existís, de que sois. Lo único de lo que estáis seguros. El Yo Soy que estuvimos buscando el viernes, es lo único que es real, lo único que experimentas a diario, constantemente y sabes que es verdad, es lo único. Todo lo demás empezad a cuestionarlo.

Luis de Santiago